lunes, 4 de junio de 2012

10 pasos hacia la autodeterminación



Es difícil establecer un listado de pautas que, a modo de receta, sirvan a los padres para apoyar a sus hijos con discapacidad para que sean autodeterminados. Promover este tipo de hábitos es un proceso complejo y largo que varía según las características de la persona con discapacidad, las rutinas y dinámicas familiares, las cualidades del entorno, la personalidad de los padres, sus propias habilidades de autodeterminación, etc.  Sin embargo, hay ciertas orientaciones que pueden servir a todas las familias, a modo de guía general. Es el caso de los siguientes 10 pasos, de Davis y Wehmeyer, para mantener un estilo educativo que promueva la autodeterminación: 
  1. Lograr un equilibrio entre la necesaria protección y la suficiente independencia. Ofrecer un entorno seguro y estable que permita explorar y asumir riesgos calculados. El niño con discapacidad, como todos los demás, necesita cometer errores y aprender de sus fracasos. 
  2. Dar a entender a sus hijos que lo que dicen y hacen es importante. Animarles a hacer preguntas, expresar su opinión, mostrar enfado...
  3. Es esencial que la persona con DI se sienta partícipe de las actividades y decisiones familiares. Modelar la autoestima de su hijo requiere pasar tiempo juntos, implicarles en las conversaciones, estar atento a sus preferencias...
  4. Afrontar las preguntas de sus hijos acerca de su discapacidad. Promover sus cualidades, sean cuales sean, y ayudarle a aceptar aquellas limitaciones inevitables con naturalidad y sentido positivo. Tener en cuenta que todos tenemos fortalezas (aunque a veces no las hayamos descubierto). 
  5. Valorar las metas y objetivos de su hijo y no centrarse únicamente en el rendimiento o resultado. Facilitar procesos de autorregulación (ayudar al niño para que guíe su propio aprendizaje). 
  6. Favorecer la interacción de la persona con DI con otras personas, de diferentes edades y discapacidades. Aprovechar situaciones cotidianas para ello (por ejemplo, al comprar en una tienda, en el parque...)
  7. Mantener expectativas realistas y positivas. No forzar actividades que sólo lleven a la frustración. Participar en las experiencias educativas de sus hijos y tener en cuenta que no todos los progresos tienen por qué tener lugar en la escuela o centro educativo. 
  8. Planificar oportunidades para hacer elecciones. Cualquier ocasión es buena para practicar esto (al hacer la compra, la hora de la comida, en los juegos...). Asegurarse de que su elección es respetada. 
  9. Proporcionar oportunidades a sus hijos para que asuman la responsabilidad de sus acciones, éxitos o fracasos. Establecer límites claros en la conducta de sus hijos.
  10. Transmitir la idea de que todos, niños y adultos, personas con y sin discapacidad cometemos errores. Hacer comprender a sus hijos que siempre es posible buscar metas y tareas asequibles a las posibilidades de cada uno
Estas pautas ofrecen una serie de ideas generales que pueden servir a los padres para reflexionar acerca de sus estilos educativos y acerca del grado en que favorecen en su hijo la autonomía, la autorregulación, toma de decisiones, etc. Poco a poco, iremos concretando cada una de estas indicaciones para facilitar su puesta en práctica en la vida diaria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa y escribe tu comentario